Encuentro en la Kamchatka

24 Jan

Por la frescura azul de unos ojos
va un enojo infernal de miedo y hacha
a cortar la alegría, las tiernas ramas
de la mocedad vacilante de una muchacha,
que sin querer avisto un zagal hermoso,
y le han brotado flores en su canasta
milagrosas, son promesas de colores
en la glacial frigidez de la Kamchatka,
repleta de invernales negaciones.
Así la duda envejecida de ilusiones
con sus miles de pasiones arbitrarias,
invade con sus códigos las emociones
de la adolescencia fértil y mágica,
agregándole cerrojos a los amores
que en círculos de esperanza bailan
eufóricos por sensuales impresiones
afables, desenvueltos y sin rabias,
como suelen venir dádivas o dones
a lo duro de las regiones áridas.
Pero el uso del mundo nos opone,
agrediendo lo incrédulo que avanza,
mezclando su pudor con desazones.
Ahí vemos a la moza observar al joven
que se aproxima en apurada marcha
por la nieve abundante y luminosa
como ese espíritu que el efebo carga.
Con idioma especial hablan los bosques
y un lobo les divisa a la distancia
rondando el ahora lago inmóvil
que al acabar la estación vera sus aguas
risueñas y danzantes variar los bordes
de la estepa que aun viste oscura mascara.
Y la moza ya anda al lado de su novel
por un trillo dibujado por los que pasan,
que jamas le dirá a nadie lo que sabe,
lo que escucha pronunciar en cada marcha.

Sergio Gonzalez

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: