Inútil me es la luz

11 Jan

Inútil me es la luz si poco veo.Desde los ciegos deseos me derramo,
sirviendo a un anónimo jefe al que no se si le creo.Todo porque no veo.
Palpo cosas, algunas me las quedo, mas todo parece vano, opacos limites,
limitados reflejos de un mas allá excelso que espero.
Estar vivo es tan complejo! La piel se nos quema andando,
quebrados senderos agujereados por intermitentes conatos que intentan borrar
la insistente presencia de lo muerto.Trazos de huellas, ánforas, telas, fosas,
barcos fenicios chirriando su hundimiento, en diferentes costas donde mis ojos vivieron.
Sajones saqueando chozas, arte Helénico,escitas y una batalla en el hielo,
adoración de unos dioses en diversificados templos que curan hoy con historias,
diluvios, volcanes, eventos de tristezas o glorias, islas emergiendo hermosas
Quizás han sido Atlantes terrenos recuperados al reino de lo incierto,                                            Paisajes, cuevas y rocas que han persistido en explicar sus silencios o el aullido de sus vientos, ríos, que de tan transitados se negaron falleciendo, plantas, flores y animales aun llorando entre otras cosas la altiva alegría de soles viejos y la serena ternura de algunas sombras en su calendario de días, que no es el que llevo.
Empolvados momentos,plumas de águila, patas de camellos, roturas en mi alma o en monumentos y la mentira mas perfecta no afloja en su perverso cuento.
Nos devoran en horas, pisan nuestra calma, nos ahogan sucesos.
Los brillos que visten pocos opulentos muestran ribetes de oxido, sangre y hierro.
Perros que ladran lo mismo que sus canes abuelos, gatos que danzan las piernas
con sus modales secretos, sus hábitos tan elegantes y dos tumbas ancestrales en sus ojos.
Las bocas de todo el mundo, como siempre, se abren aun prisioneras de alimentos.
Todo lo que acontece es un poso inverso donde el agua que es divina siempre es cielo.
Ya al caminar no le miro sus nuevas mentiras, su nausea de nuevos-viejos, partos y entierros. Ese infinito sin pausas me da ojos que no puedo, medidas y sentimientos,     dureza y después una lenta desgracia (la misma de todos) de no saber, si a pesar de no ver certezas y si entornos, en esta turbulenta o apacible muestra de abundancias y retos,
aun después que se canse el otro de moldearme en su juego-tiempo, me asombre con otras alternancias de lo mismo y un regreso.

Sergio Gonzalez.



 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: